noticias y avances
 
CEVALFES, el Centro Valenciano de Fertilidad y Esterilidad, ofrece una vacante para un entrenamiento en fertilidad para el pe ...
Leer +
 




Marí­a Alejandra Gonzalo de Cestari y José Gregorio Cestari
El alboroto que se armó cuando nacieron los quintillizos Cestari Gonzalo aún es recordado. En una época en la que los embarazos múltiples no eran tan frecuentes como ahora, se trataba de un acontecimiento tan asombroso como milagroso, que puso el tema en boca de todos, principalmente en la de aquellas que solían preocuparse demasiado por el trabajo que uno o dos niños daban.

María Alejandra Gonzalo y José Gregorio Cestari decidieron recurrir a un tratamiento de fertilidad luego de dos años de casados.

Fueron implantados cinco embriones y las posibilidades de que uno llegara a feliz término eran de un 18 a 20%. Sin embargo, el resultado fue sorpresivo, incluso para los especialistas: cuatro niños sobrevivieron en un embarazo de quíntuples.


¿Qué pensó cuando asumió que tendría cinco niños a la vez?
El médico nos decí­a que no podía explicar como había logrado quedar embarazada de los cinco, pero nosotros en la situación en que nos encontrábamos no pensábamos en el número, estábamos felices y no vimos nunca las dificultades, aceptamos todo lo que implicaba, estábamos dispuestos a hacer todo lo necesario con tal de tener a nuestros hijos.

Durante el embarazo me sentí muy bien, fue un embarazo normal, nunca pensé en nada negativo, tomé todo con mucha calma, dejé de trabajar y todo lo veí­a con mucha ilusión.


¿Como fue la llegada de los niños a casa?
Tener cuatro hijos sanos y hermosos fue muy emocionante para nosotros, los dos estábamos felices, fue una bendición.

Afortunadamente tuve mucha ayuda en la casa: dos enfermeras, mi mamá, mi suegra, mi hermana y la nana, estuvieron presentes durante los primeros meses. En mi casa no existía privacidad hasta que los niños tuvieron tres años, todo el mundo se acercaba a ayudar.

Recuerdo que la prensa en ese entonces estuvo pendiente de todos los detalles de la vida de los bebés. El primer mes fue la etapa más dura, pero con el tiempo me adapté y con la práctica aprendí a defenderme mejor.

Muchas veces se me juntaron los días y las noches, porque eran tan pequeños que les costaba succionar, hoy día veo todo como una película.

Cuando los niños cumplieron tres años fue cuando sentí que lo más difícil había pasado, comenzaron en el preescolar y ahora podí­a disponer de pocas horas para mí­.


¿Cómo cambiaron sus planes de vida con el nacimiento de los niños?
Cuando nacieron tení­a tres años de graduada de abogado en la UCV, entre mis planes estaba hacer un postgrado y ejercer mi profesión. Sin embargo, Dios dispuso otra cosa y aquí estoy, ahora mi trabajo son mis hijos, es quizás más fuerte porque lo haces de dí­a y noche, durante los fines de semana, vacaciones.

Yo lo veo como el trabajo del campesino, estamos sembrando una semilla que debe dar el mejor de los frutos, yo tengo la misión de hacer de ellos cuatro buenas personas. Además tengo la fortuna de estar con ellos todo el tiempo, a diferencia de muchas madres.

Y en esto tengo mucho que agradecer a mi esposo, él siempre me dijo que el mejor trabajo que podí­a hacer era dedicarme a los niños y que nadie lo harí­a mejor que yo. Considero que fui premiada, si Dios me lo envió es porque sabía que yo podría.


Los niños han crecido, ¿hay cambios en los planes futuros?
Ahora que tienen siete años, la rutina es más suave, los llevo al colegio en la mañana, hago algo de ejercicio, ayudo a mi esposo con algo de su trabajo, los busco a la una, me ocupo de sus comidas, su aseo, les hago descansar un rato, luego hacemos juntos las tareas, los llevo a sus actividades, y así­ hasta que en la noche llega su papá a consentirlos y salvarlos de la ogra.

No sé cómo será cuando estén más grandes, seguramente el trabajo será diferente. En este momento estoy dedicada completamente a ellos, una vez intenté trabajar y cuando tení­a quince dí­as se enfermaron los cuatro. El año que viene estarán hasta las tres en el colegio y espero poder ejercer mi carrera trabajando junto a mi esposo.


¿Qué diferencia encuentra entre tener un hijo y tener cuatro?

La diferencia que veo, tomando en cuenta las experiencias de mis amigas, es que cuando tienes uno o dos niños puedes dedicarles más tiempo. Pero en ocasiones uno de los míos ha estado fuera de casa y todo resulta igual, tres o cuatro no son diferencia, imagino que más niños tampoco sería muy distinto.

Pienso que la clave es tomar nuestra responsabilidad con calma, tener una actitud tranquila, nunca estoy pensando que les va a pasar algo malo, lo mejor es adaptarse a la situación.


¿Cuáles son los valores que considera más importantes a la hora de educar a sus hijos?
Me enfoco en enseñarles el valor de la fé en Dios, les enseño a valorar lo que tienen o no puedan tener, trato de que entiendan que no siempre se les puede dar todo lo que desean.

También hago mucho hincapié en el valor de la familia, siempre les estoy mostrando que sus hermanos y sus padres son las personas más importantes, que deben quererse y respetarse mutuamente.


¿Cómo hace para manejar las diferencias?
Cuando se trata de una familia numerosa con cuatro hermanos de la misma edad no ofrecemos muchas opciones para escoger. Desde que nacieron he tratado de establecer horarios para todo y me ha funcionado bien, a ellos les ha ayudado a adaptarse porque suelen ser moldeables. Quizás más adelante, cuando sean mayores hacer esto sea más difícil, pero cuando eso pase ya veremos.

A veces es difícil establecer individualidades porque siempre han funcionado como grupo: vengan, ví­stanse. A mí me costó entender que cada uno es una persona diferente, por eso busqué que asistieran a salones diferentes. Incluso la gente los conoce como los hermanos Cestari, es ahora cuando comienzan a llamarlos a cada uno por su nombre.

Desde siempre he tratado de documentarme sobre la crianza de gemelos, he consultado con especialistas, he leído varios libros y siempre estoy preparándome porque la formación es la parte más importante y difícil.



Cevalfes   Por qué falla la fertilidad   Tratamientos   Laboratorio   Otros servicios   Noticias y Avances   Testimonios de éxito

Estadísticas   Donaciones   Preguntas frecuentes   Regístrese aquí   Contáctenos


Cevalfes, todos los derechos reservados.
Desarrollado por MH Publicidad, programación y animación por Indexa